EL LIBRO DE LA SELVA - ¡A LA LUCHA!


¡A LA LUCHA!
-Se las grabaste a fuerza de golpes -comentó Bagheera-, pero me siento orgullosa de él. ¡Vamos a las Moradas Frías!, aunque nadie ose acercarse allí por estar medio enterrada en la Selva. Ni siquiera los monos van regularmente. Acuden sólo en grave sequía, porque las cisternas y estanques de la ciudad abandonada suelen conservar alguna reserva de agua.
-Si partimos ya, llegaremos a medianoche -dijo Bagheera.
-Iré a mi máxima velocidad -dijo Baloo preocupado.
-No te esperaremos. Kaa y yo somos muy veloces.
-Aun sin pies puedo alcanzar a los de cuatro patas - dijo Kaa. Continua...
Rudyard Kipling
Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada