EL LIBRO DE LA SELVA - EL FUEGO ES MÍO


EL FUEGO ES MÍO
Mowgli se ocultó en la hierba y se acercó a una choza. Atisbó por la ventana: el fuego ardía en el piso. Una mujer arrojó al fuego unas piedras negras.
Luego, en plena neblina, un niño salió con un cesto. Lo llenó de brasas, lo cubrió y se fue a cuidar los búfalos del establo.
- ¿Eso es todo? Si ese niño lo ha hecho -pensó Mowgli; fue hacia él, le arrebató la cesta, huyó y el niño gritó asustado.
- Son similares a mí.
Tengo que alimentarlo.
Si no, se me va a morir. - dijo Mowgli, soplando, igual que la mujer. Y empezó a avivar el fuego con ramas finas y cortezas de árbol. Continua
Rudyard Kipling
Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada