EL LIBRO DE LA SELVA - DIOS DEL FUEGO


DIOS DEL FUEGO
Mowgli arrojó la cesta con las brasas. Algunas prendieron y ardieron al instante. Todos retrocedieron al ver las llamas. Luego, agitó el fuego por encima de la aterrorizada manada.
-Eres el amo -musitó Bagheera-. ¡Salva la vida de Akela!
Akela, el valiente lobo, siempre tan serio, que jamás pidió misericordia miró con tristeza a Mowgli.
-Bien -dijo- Mowgli-. Me voy con los míos. Dejo la manada.
Seré mejor que ustedes. Y aunque, salvo la sangre, me considero su hermano y juro que cuando esté entre los hombres, jamás los traicionaré. No haré lo que ustedes hicieron conmigo. Continua...
Rudyard Kipling
Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada