EL ALMA DE LA QUENA - RESUMEN - ABRAHAM VALDELOMAR


EL ALMA DE LA QUENA

El Inca, en la terraza vio caer el Sol, en paz de la tarde, oyendo la misma melodía que escuchara en el camino la víspera.
Había hecho detener su comitiva. Es tan divina esa música, Pachacámac, respondió Coya Chimpu, que no parece el canto de un hombre ni el sonido de una quena.
Si fuera un hombre el que toca esa música, me gustaría tenerlo en el palacio. El inca cuchó con toda su atención y dijo al fin, haciendo palmas como un niño:
-¡Yma Samiyock! ¡Es una quena! ¡Buscad y traed a ese hombre! ...
Los guardias de palacio decían.
- “Que Mamá Quilla lo ha desterrado para que haga morir a los hombres con sus canciones de dolor”. Lograron encontrarlo y conducido a palacio y arrodillado el indio balbuceó tembloroso: ¡Napaycuy, Yaya, Viracocha!
(Que quiere decir: - Merced Señor) “¿Quién eres?”, preguntó el inca. “Soy, Viracocha, del Ayllo vecino a la ciudad imperial”…
“¿Quién te enseñó a tocar la flauta? No me enseñó nadie,
Fue el dolor. Lloro porque m amada se ha perdido".
Las blancas mujeres del norte dicen:
EI inca, tu padre, quiere serte favorable: el hijo del sol te dará lo que quieras. Pide. Desde hoy vivirás en mi palacio y en mis jardines, donde tu alma olvidará tu dolor y tu quena alegrará el castillo... Tocarás la quena ¡Oyes!
¡Voy hacerte feliz!... Tendrás trajes suaves de alpacas tiernas y siervos que colmen tus deseos... Pero tocarás la quena”. ¡Padre mío! ¡Déjame ir por el Mundo! ¿Quieres que sea feliz y que mi quena llore? No me des fiestas ni riquezas, ni siervos, ni palacios.
Déjame, pues salir, hijo del sol, poderoso, Viracocha; no me arrebates lo único que me queda en la tierra; mi tristeza; no desencantes mi quena, no deshagas mi vida...
Ve por el mundo, Divino Errante. Lleva esta insignia del Inca para que nadie se oponga a tu marcha... Ve... ¡Yma Sumac Yaqui!...
- “¡Aiguayá!... ¡Aiguayá! "(¡Adiós!, ¡adiós!) Dijo y beso el suelo a los pies del monarca. Escoltado bajo las escalinatas del palacio.
Volvió a oírse el eco iste y desolado de la quena, en las frondas lejanas.
-¡Yma Sumac Yaqui!... ¡Yma Sumac Yaqui!... (¡Que hermosa tristeza!) Dijo el inca a la coya.
-¡Aiguayá!... sonó a lo lejos la voz del artista.
La luna se ocultó.
Autor: Abraham Valdelomar.
Fuente: Cuentos Peruanos.

9 comentarios:

  1. es muy bonito el alma de la quena me gusto muyo x k asuu osea es bacan

    ResponderEliminar
  2. somos de abraham si o no mis causas

    ResponderEliminar
  3. que bacam encontrar aca los resumenes

    ResponderEliminar
  4. esto es cherebre si o no mis chocheras

    ResponderEliminar
  5. gracias es lo mejor encontré lo que necesitaba

    ResponderEliminar