CON DÍAS Y OLLA VENCEREMOS - RESUMEN - TRADICIONES DE RICARDO PALMA

CON DÍAS Y OLLA VENCEREMOS
Junio de 1821, se habían iniciado las negociaciones de Punchauca entre el virrey la Serna y San Martín; recibiendo los patriotas, acantonados en Huaura, el siguiente santo y seña: “Con días -y ollas- venceremos”. Para todos -excepto Monteagudo, luzuriaga, Guido y García- era algo disparatado, y los más benévolos se alzaban de hombros murmurando: “¡Extravagancias del general!”.
Pero, se basaba en un hecho histórico que hoy relato, apoyándome en el escritor argentino Mariano Pelliza:
San Martín no quería que la ocupación de lima se deba a una batalla, sino al ingenio político. Sus tropas, ansiosas, rabiaban con su aparente pachorra; pero él no quería exponer a sus soldados. En comunicación secreta con los patriotas de lima, confiaba en su habilidad para conspirar.
Pero -con frecuencia - los espías interceptaban esas comunicaciones, frustrando los planes. Esta dificultad lo inquietaba. Paseaba una tarde junto a Guido y un ayudante, por la única calle de Huaura, cuando cerca del puente fijó su mirada en un caserón Que en el patio tenía un horno para la alfarería.
Era este, lucrativo oficio; pues vajillas y utensilios eran de barro cocido y calcinado.
De pronto, San Martín tuvo una de esas inspiraciones Que acuden sólo al cerebro de los genios: el alfarero era un indio despierto, amigo de los rebeldes.
Habló con él y lo comprometió a fabricar una olla con doble fondo, tan bien hecha Que el ojo más hábil no pudiera descubrirla.
El indio hacía cada semana un viaje a Lima llevando dos mulas cargadas de ollas entre las Que, sin diferenciarlas del resto, iba la “olla revolucionaria” llevando en su doble fondo valiosas cartas en cifras.
El indio se dejaba registrar; respondía con naturalidad, se quitaba el sombrero cuando le mencionaban a Fernando VII, y lo dejaban ir, no sin antes hacerle gritar: “¡Viva el rey! ¡Muera la patria!”, ¿Quién diablos iba a pensar que el indio andaba metido en belenes políticos?
Vivía Francisco Javier de Luna Pizarro, sacerdote de gran influencia, en una casa frente a la Iglesia de la Concepción. Fue designado por San Martín para tratar con el ollero; Quien pasaba a las ocho de la mañana, gritando: “¡Ollas y platos!... ¡Baratos!”, con lemas que podían llenar un libro de pregones. Quien quería saber la hora le bastaba oír al pregonero. Hoy, Lima se ha despoetizado. Juzgue el lector, cómo se distribuían las horas:
La “lechera” indicaba las seis de la mañana.
La “tisanera” y la “chichera” de Terranova, las siete.
El “bizcochero” y la vendedora de “leche vinagre” que gritaba ¡alacuajadita!, las ocho, ni más ni menos.
La vendedora de “sanguito de ñajú” y “choncholíes” marcaba las nueve, hora de canónigos.
La “tamalera” era anuncio de las diez.
A las once pasaban la “melonera” y la mulata de convento con su “ranfañote”, “coca da”, “bocado de rey”, “chancaquitas de cancha y de maní”, y “frijoles colados”.
A las doce aparecían el “frutero” de canasta llena y el proveedor de empanaditas de picadillos.
La una era indefectiblemente señalada por el vendedor de “ante con ante”, la “arrocera” y el “alfajorero”.
A las dos de la tarde la “picaronera”, el “humitero” y el de la “rica causa” de Trujillo atronaban con sus pregones.
A las tres el “melcochero”, la “turronera” y el “anticuchero” o vendedor de “bistec en palito” clamoreaban con más puntualidad que Mari-Angola de la Catedral.
A las cuatro, la “picantera” y el de la “piñita de nuez”.
A las cinco, el “jazminero”, el de “caramanducas” y el de flores de trapo, decían: “¡Jardín! ¿Muchacha, no hueles?”.
A las seis canturreaba el “raicero” y el “galletero”.
A las siete de la noche pregonaban el “caramelero”, la “mazamorrera” y la “champucera”.
A las ocho, el “heladero” y el “barquillero”.
Aún a las nueve de la noche, junto con el “cubrefuego”, el “animero” o sacristán salía con capa colorada y farolito en mano pidiendo para las ánimas del purgatorio. Este, era el terror de los niños rebeldes para acostarse.
Después, el sereno cantaba, entre piteo y piteo: “¡Ave María Purísima! ¡Las diez han dado! ¡Viva el Perú, y sereno!”. Que eso sí, así estuviese nublado, la consigna era declararlo ¡sereno! De hora en hora se repetía hasta el alba. Y no mencionamos a otros pregones que se daban a hora fija.
¡Ah... tiempos dichosos! Para saber con fijeza la hora, ningún reloj más puntual Que el pregonero.
Volvamos a nuestro ollero, quien al terminar su pregón recibía a los vecinos con necesidad de utilería.
Pedro Manzanares, mayordomo de Luna Pizarro, era un negrito con la lisura de “budingas” y mataperros limeños, gran decidor de desvergüenzas, “cantador” y navajero, pero leal a su amo y mimado por este. Jamás dejaba de acudir al pregón y pagar un real por una olla de barro; pero al otro día volvía a salir, olla en mano, gritando:
_ Oiga, “so cholo” ladronazo, con sus ollas que se chirrean todito... Ya puede cambiarme la que le compré ayer, antes de Que se la rompa en la tutuma.
¡Pedazo de pillo!
El indio reía, desoyendo injurias y cambiaba la olla.
Y tanto se repitieron compra, cambio y palabrotas, - soportados con paciencia por el indio- que el barbero de la esquina, andaluz metiche, llegó a decir una mañana:
- ¡Córcholis! ¡Vaya cleriguito! Ni yo, que soy pobre, hago tanta alharaca por un real. Oye, macuito: las ollas y las mujeres, que también son de barro, se toman sin devolución; y el que se lleva chasco, se mama el meñique y ni chista y ni mista, se aguanta sin molestar al vecindario.
- Y a usted, so godo de cuernos: ¿quién le dio vela en este entierro? -contestó Perico -. Vaya usted a desollar barbas y cascar liendres, y no se meta, adefesio en misa de una, so chapetón embreado y de ciento en carga...
Se le avinagró al andaluz la mostaza, y dijo ceceando: “¡María Santísima! Hoy me pierdo, ¡aguárdate, gallinazo de muladar!”. Y echando mano a su puñal corrió sobre Perico que, sin esperar, se refugió en la casa de su amo.
¡Qué tal si la pelea habría servido para sospechar de las ollas!
Pero, felizmente, ella coincidió con el último viaje ollero; pues sucedió el 5 de julio, y al otro día dejaba La Serna: Lima, siendo tomada por los patriotas el 9
Cuando el indio, a inicios de junio, llevó a San Martín la primera olla devuelta por Perico; el general, después de leer las cartas que venían en su doble fondo, se volvió a García y Monteagudo Y les dijo risueño:
- Como lo pide el suplicante.
Luego, se aproximó al amanuense Y añadió:
_ Escribe, Monolito, santo, seña y contraseña para hoy: “Con días -y ollas- Venceremos”.
La victoria codiciada por San Martín era tomar Lima, sin quemar pólvora; y merced a las ollas que llevaban en el vientre ideas más formidables que los cañones, el éxito fue tal, que el 28 de julio se juraba en Lima la Independencia. Junín y Ayacucho fueron el corolario.
Fuente: Tradiciones De Ricardo Palma.

13 comentarios:

  1. chevere graxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
    =)
    =p
    :D
    :)

    ResponderEliminar
  2. bacan me encantoooooooooooooooooooooooooooooo muxooooooooooooo

    ResponderEliminar
  3. esta bacan me encantoooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  4. me encantooooooooooooooo muxooooooooo

    ResponderEliminar
  5. uuhmmmmmmmmmm k grande es la obra puxa tendre k aprendermea

    ResponderEliminar
  6. es espectacular muy elegante se ve muy presentable y divertido

    ResponderEliminar
  7. super osea chevere una buena hombre de un buen escritor

    ResponderEliminar
  8. es grande pero chévere es un buen cuento super

    ResponderEliminar
  9. hola alguen me puede decir que valores ay en la obra

    ResponderEliminar