AL PIE DE LA LETRA - RESUMEN - TRADICIONES DE RICARDO PALMA

AL PIE DE LA LETRA
El capitán Paiva era un cuzqueño de fuerza hercúlea, honrado y humilde de meollo. Todo lo entendía ad pedem literae “al pie de letra”. En Junín llego a capitán, pero allí quedo; sus Jefes se resistían a ascenderlo.
En 1835, Salaverry era jefe supremo y admirador de la bizarría de Paiva. Al llegar a la presidencia, fue su hombre de confianza. Una tarde llamó a Paiva, y le dijo:
- Busca a fulano, me lo traes y sino, allanas su casa.
- No lo vi; -dijo al volver- pero la casa quedó bien llana.
Felipe apagó la risa y pensó: “¡Pedazo de bruto!”
Tenía Salaverry por asistente al soldado “Cuculí”.
Habían mataperreado juntos, teniéndole especial cariño. No sabía leer, pero era hábil con la guitarra, la zamacueca, en empinar el codo y batirse por una pelandusca. Abusando de su afecto, cometía barrabasada y media. Llegaban quejas, y Salaverry lo arrestaba o le daba una paliza:
_ ¡Se me calienta la chicha, - amenazó Felipe - y te fusilo!
El asistente sufría el castigo y volvía a las andadas. Gorda, muy gorda -, debió ser la queja a Salaverry, porque dirigiéndose a Paiva, le ordenó:
_ Llévate a este bribón y fusílalo “entre dos luces”.
_ ¡Cumplido! - dijo al volver -. Lo fusilé en medio de faroles.
“Dos luces” era al rayar el alba. Iba a indultar a Cuculí. Felipe ocultó una lágrima y susurró: “¡Pedazo de bruto!”.
Desde ese día quedó escarmentado Salaverry.
Poco antes de Socabaya, hallábase un batallón del ejército de Salaverry acantonado en Chacllapampa. Una guerrilla boliviana se presentó, y aunque sin dañar, los provocaba. El general llegó, descubriendo una división enemiga a diez cuadras de los guerrilleros, y como sus balas no los alcanzaban dejó que siguiesen gastando pólvora.
- Dama lanceros -dijo Paiva - y te traeré un boliviano.
- No es preciso -le contestó don Felipe.
Y siguió Paiva molestando, tanto, que Salaverry le dijo:
- ¡Haz lo que quieras Anda! ¡Hazte matar!
Paiva escogió diez lanceros, desconcertó y dispersó al enemigo, e inclinándose cogió del cuello a un oficial boliviano, lo desarmó y lo puso a la grupa de su caballo.
Y emprendió regreso; tres lanceros habían muerto en la heroica embestida y varios volvieron heridos.
- Manda tocar diana - gritó Paiva -. ¡Viva el Perú!
Y cayó del caballo. Tenía dos balazos. Salaverry le dijo: “Anda y hazte matar”
Y decir esto a quien todo lo entendía al pie de la letra, era condenarlo a muerte. Yo sospecho que Salaverry, al separarse del cadáver, murmuró conmovido: “¡Valiente bruto!”.
Fuente: Tradiciones De Ricardo Palma.

9 comentarios:

  1. que buen cuento pero quisiera otro como por ejemplo al ricon quita calzon por favor para mi tarea

    ResponderEliminar
  2. Hola, aqui esta el cuento que me pides http://www.cuentosdedoncoco.com/2010/10/al-rincon-quita-calzon-resumen.html espero que te sirva, que tengas un buen día =))

    ResponderEliminar
  3. muy buena obra literaria

    ResponderEliminar
  4. si pue muy buena ayuda muxo

    ResponderEliminar
  5. me gusto la historia cool esta jijijijiji :-D

    ResponderEliminar
  6. Me gustaria que hicieran parafraseos

    ResponderEliminar