LEYENDA DE LA PEÑA HORADADA – Leyenda Limeña


LEYENDA DE LA PEÑA HORADADA

“Era noche de jarana en los Barrios Altos y un extraño visitante lo celebraba más que nadie; bebía y enamoraba a las jóvenes, quienes estaban encandiladas con él. Pero, de pronto, alguien reparó en algo…”
“Con espanto, uno de los invitados pudo ver que al visitante le sobresalía un rabo y patas de macho cabríos. Entonces, gritó: ¡el demonio! Trajeron agua bendita, cerrando puertas y ventanas, pero el ser diabólico huyó por un tragaluz. Angustiado cruzó la calle Junín, tomando el jirón Cangallo. Allí tropezó con una peña, perforándose en el centro, tan igual como se mantiene hasta la actualidad”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada