LA PALOMITA Y DIOS - RESUMEN


LA PALOMITA Y DIOS

Una palomita se le quebró la patita y un ángel del cielo le puso otra de cera; pero, cuando se apoyó sobre una piedra recalentada por el sol, a la palomita se le derritió la patita. -Piedra, ¿tan valiente eres que derrites mi patita? -protestó. y la piedra respondió: -Más valiente es el sol que me calienta a mí. Entonces, la doliente palomita se fue donde el sol para preguntarle y reprocharle también: -Dime sol todopoderoso, ¿tan valiente eres que calientas la piedra, la piedra que derritió mi patita? y el sol le respondió de inmediato: -Más valiente es la nube que me tapa a mí. Entonces, voló la palomita a preguntarle a la nube: -Nube, ¿tan valiente eres que tapas el sol, el sol que calienta la piedra, la piedra que derritió mi patita? -y la nube dijo: -Más valiente es el viento que me empuja a mí. Por lo que se fue la palomita a preguntarle al viento: -Dime viento, ¿tan valiente eres que empujas a la nube, la nube que tapa el sol, el sol que calienta la piedra, la piedra que derritió mi patita? Y, de inmediato, el viento respondió: -Más valiente es la pared que se resiste a mi fuerza. Entonces, la palomita le preguntó a la pared:
-Pared, ¿tan valiente eres que resistes al viento, al viento que empuja la nube, la nube que tapa el sol, el sol que calienta la piedra, la piedra que derritió mi patita? y la pared respondió:
-Más valiente es el ratón que me hace huecos a mí. Y la palomita buscó presurosa al ratón para hacerle la correspondiente pregunta. El ratón respondió que era más valiente el gato, porque se lo comía a él; el gato, que era más valiente el perro, que lo hacía huir; el perro, que era más valiente el hombre, que lo sometía a su dominio; y el hombre dijo que el más valiente era Dios, que dominaba a todas las criaturas del universo. Y cuando esto oyó la palomita, se fue a buscar a Dios para alabarlo y bendecirlo; y Dios, que ama a todas sus criaturas, hasta a la más chiquita acarició a la palomita; y con sólo quererlo le puso una patita nueva con huesecito, pellejito, uñitas y todo. Y colorín colorado, el cuento se ha acabado.
Cuento Nicaragüense.

1 comentario:

  1. me gusta saber y contar cuentos !!!!!!!!!!
    que dios los bendia

    ResponderEliminar