EL CARACOL Y EL ROSAL - Resumen

EL CARACOL Y EL ROSAL
En las praderas pastaban ovejas y vacas. Y en el centro del jardín crecía un rosal lleno de flores. A su abrigo vivía un caracol, cargando su inmenso caparazón.
- ¡Calma! -decía el caracol-. ¡ya llegará mi hora!
- Esperamos mucho de ti dijo el rosal-. Dinos cuándo...
- Me tomo mi tiempo -contestó-; así se preparan las sorpresas.
Al año, el caracol tomaba sol allí mismo, y el rosal echaba capullos y tenía la lozanía de sus rosas.
-¡Nada cambió! -dijo el caracol-. No habido el más ínfimo progreso
Pasó el verano, vino el otoño y el rosal siguió dando capullos y rosas hasta el invierno, cuando nevó en el prado. El rosal se inclinó y el caracol se cobijó, enterrándose. Meses después, con la primavera, las rosas salieron y el caracol también.
- Ya eres un rosal viejo -dijo el caracol-. Pronto morirás y no hiciste nada por tu desarrollo interno, ¡no distes otros frutos!
-Me asustas -dijo el rosal-.
Nunca lo pensé. Florecía de contento, ¡no podía evitarlo! Bebía del rocío y de la lluvia generosa; respiraba, ¡vivía! De la tierra y el cielo ganaba la fuerza. Sentía una dicha renovada. ¡No podía hacer otra cosa!
- Tu vida fue demasiado fácil -dijo el caracol.
-Cierto -dijo el rosal-. Pero tú tuviste más suerte aún. Eres un ser de gran inteligencia, que podría asombrar al mundo. Es cierto que no te he dado sino rosas; pero tú, en cambio, que posees tantos dones, ¿qué le has dado al mundo?
- ¿Darle yo al mundo? Anda, sigue cultivando tus rosas; deja que los castaños produzcan frutos, deja que las vacas y las ovejas den su leche; cada uno tiene su público, yo tengo el mío dentro de mí mismo. El mundo no me interesa. Y el caracol se metió dentro de su casa y la selló. -¡Qué pena! -dijo el rosal-. Yo no puedo esconderme. Cierta vez vi cómo una madre guardaba una de mis rosas en su oratorio, y cómo una joven se prendía otra en el pecho, y cómo un niño besaba otra con emoción. Eso me alegró, ¡fue una bendición! y pasaron los años. El caracol se había vuelto polvo, y el rosal igual; y la memorable rosa del oratorio desapareció. Pero, en el jardín brotaban los rosales nuevos, y los nuevos caracoles se arrastraban dentro de sus casas y escupían al mundo. ¿Empezamos otra vez nuestra historia desde el principio? No vale la pena... siempre sería la misma. FIN

Hans Christian Andersen

3 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias me ayudaron en una tarea

wapa dijo...

gracias me has ayudado a completar un trabajo de lengua castellana.

Jesus Gomez on 5 de noviembre de 2012, 9:38 dijo...

muchas gracias me ayudaron mucho...
aunque ... Jooo hay que copiar muchooooooooooooooooooooooo

Publicar un comentario en la entrada

 

Seguidores

Páginas Amigas

pedofilia-no.org EnCuentos.com - Cuentos Infantiles      Teatro, poemas, cuentos y libros de Milagros Oya      federacioneseditores

Cuentos infantiles Related Posts with Thumbnails

Directorios

Academics Blogs
Academics Blogs Mi Ping en TotalPing.com Peru Blogs Cárdenas.net Text Backlink Exchanges Soqoo Link Exchange Directorio Web - Directorio de Páginas Webs Intercambio de enlaces Free Backlinks Intercambio gratis de Enlaces Blogalaxia


Cuentos de Don Coco Copyright © 2009 Community is Designed by Bie