LA SANDALIAS DEL MENSAJERO


Excelente cuento :)
Hace muchos años vivió en el Perú un mensajero llamado Hualachi.
Este joven tenía un gran problema: como tenía un buen corazón, se entretenía por el camino, ayudando a las personas necesitadas, y nunca llegaba a tiempo para entregar sus mensajes.
Un día, su patrón lo despidió. Desalentado, se sentó al pie del camino y comenzó a la lamentarse. De pronto, una luz cegadora brilló en el cielo y le dijo:
- Hualachí, yo premiaré tu bondad. A tu lado tienes unas sandalias con las que podrás correr a la velocidad de un relámpago. Preséntate ante tu patrón y ruégale que de una última oportunidad.
El joven así lo hizo, y el patrón lo puso a prueba.
- Correrás con mis tres mensajeros mas rápidos – le dijo-. Tendrán que pasar por muchos pueblos y será fácil que encuentres a personas necesitadas. ¡Veremos si te entretienes o no!
Al día siguiente, los mensajeros tomaron la salida. Unos segundos después, vieron que Hualachi atravesaba el espacio como una centella. El muchacho entregó el mensaje, recogió la respuesta y regresó, en menos de lo que canta un gallo, ante su patrón. Este quedó convencido de que Hualachi era su mensajero más rápido, y volvió a confiar en él.
Y así, gracias a sus sandalias mágicas, Hualachi llevaba mensajes con sorprendente rapidez a los lugares más alejados. ¡Y todavía disponía de tiempo para ayudar a las personas necesitadas!
Cuento Popular Peruano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario