LA INUNDACIÓN


LA INUNDACIÓN

Cierta vez don Juan, el zorro, se había echado a dormir la siesta a la sombra de un sauzal, frente al río. Al despertar, miró al agua y se quedó pasmado, pues la creciente venía con toda su furia. El río se había desbordado y había dejado al zorro en un pedacito de tierra. El agua lo rodeaba por todas partes. ¡La inundación lo había agarrado dormido!

Don Juan se puso a mirar el “camalotaje” que pasaba flotando por el río.

- Ojalá – pensó – apareciera un alma caritativa que me sacara de este aprieto.
Así estaba pensando cuando vio asomar aguas abajo los ojos y la punta del hocico de un yacaré.

- ¡Epa, amigo! – le dijo-. ¿Por qué no me da una manito? Aunque no sé quien es usted.
Entonces el yacaré sacó la cabeza y le contestó:
- José Paredes, mi amigo.
- ¡Ah, José Paredes! – dijo el zorro- ¡Algo he oído hablar de ti! ¿Por qué no me sacas de este aprieto?
El yacaré se acercó al islote donde estaba don Juan y le dijo:
- Sube, amigo, a mi lomo, que te llevo a tierra firme.
Pero en realidad, la intención del yacaré era ahogar al zorro para después comérselo.
Don Juan pegó un brinco y subió al lomo del yacaré. Este empezó a avanzar sobre la superficie del agua. Iban así, callados, hasta que el zorro se dio cuenta de que el yacaré se hundía poquito a poco, y cuando sintió que el agua le llegaba hasta las caderas, dijo:
- ¡Ah, don Paredes! ¡Con razón mi hermana te quiere tanto!
El yacaré, que no esperaba esta declaración, le dijo:
- ¿Tú hermana?
- Sí, mi hermana. Le contestó don Juan.
- ¡Y está linda tu hermana! – dijo el yacaré. Y después, como haciéndose el distraído, volvió a preguntarle:
- ¿Y qué dice tú hermana de mí?
- Ah – contestó enseguida el zorro -, siempre me dice: “Este don José Paredes, mozo lindo, ojitos brillantes, dientes de marfil, que sabe conversar y que, cuando va por el rio, parece una embarcación”.
El yacaré empezó a hincharse de orgullo y cuando más se hinchaba, más flotaba y más salía a la superficie.
- ¡Aja! ¡Qué bueno!... ¿Y eso te comenta? ¡Qué bueno!
Y ya no cabía en su propio cuero de tan hinchado que iba el vanidoso yacaré, mientras el zorro estaba de lo más orondo en el lomo, ya ni se mojaba las patas. En este momento de la conversación, don Juan vio que encontraba muy cerca de la costa. Calculando la distancia, pegó un salto y alcanzó la tierra firme.
Don José Paredes quedó tan asombrado que se desinfló de golpe y se hundió en el agua hasta dejar solamente la cabeza afuera.
Mientras tanto, don Juan, en la orilla, se reía a más no poder.
- ¡Qué va a decir eso de ti, mi hermana viejo tonto y vanidoso! – le gritó-. Dice, sí, que tienes los ojos legañosos, los dientes de perro, la cola de serrucho, las patas chuecas y que cuando vas por el río, pareces un tronco que se lleva el agua.
Y se fue tranquilo, con las orejitas paradas, la cola esponjadas de gusto y riendo de sus diabluras que lo ayudó a salvar el pellejo.
Mientras tanto, el pobre yacaré su hundía para esconder su vergüenza ante la astucia de don Juan.
Cuento Popular

1 comentario:

  1. buenisimo el cuento ya me lo habian contado en la escuela

    ResponderEliminar